El contrato de alquiler implica un riesgo para el arrendador, ya que está entregando por un tiempo su propiedad a una persona desconocida que, a pesar de las investigaciones y certificados de solvencia, tendrá en su poder el patrimonio del propietario.

Actualmente es muy común realizar inversiones financieras que funcionen como ingresos principales, adicionales o planes de retiro. Dentro de este último rango se realizan inversiones en acciones de empresas, en clubes, en vehículos o bienes inmuebles como locales o viviendas (pisos).

En España, como en otros países de Europa, el proceso que debe cumplir un candidato a inquilino está lleno de requisitos que deben probar su estabilidad económica mediante un scoring fiable. El objetivo es proporcionar una guía que oriente al propietario a encontrar al inquilino ideal.